Un informe de los Mossos concluye que el contenido de una tableta recuperada de las ruinas de Alcanar ayudó a radicalizar a la célula de los atentados de Barcelona

Ver fotogalería

Son cuatro horas, siete minutos y 45 segundos repartidos en 34 vídeos repletos de soflamas yihadistas e imágenes de asesinatos. Algunos no llegan a los 60 segundos. Uno supera los 36 minutos. La mayoría está en árabe. Incluso figura la imagen de “una ficha de reclutamiento” del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) a nombre de Mescut Kankarturan, apodado Abu Abdullaj El Belga, que murió en combate en 2015 en Siria. Es el contenido que han conseguido recuperar los Mossos d’Esquadra de uno de los aparatos electrónicos recuperados de las ruinas de la casa de Alcanar (Tarragona) donde la célula que cometió los atentados de Barcelona y Cambrils de agosto de 2017 fabricó el explosivo para un atentado que el estallido accidental del material frustró.

La policía catalana ha analizado durante el último año más de un centenar de teléfonos móviles, equipos informáticos, dispositivos de memoria y almacenajes virtuales en busca de pruebas contra los presuntos terroristas que sobrevivieron a los ataques del verano del año pasado. De cada uno de estos aparatos ha elaborado un “informe tecnológico”. El número 99 -conocido tras levantarse recientemente el secreto de sumario que aún pesaba sobre él- está dedicado a la tableta de la marca Samsung y color negro que contiene esos 34 vídeos y que los Mossos han concluido que fue utilizada por los integrantes de la célula para su autoadoctrinamiento “en los ideales que pretende y propaga el grupo terrorista Estado Islámico y, más en concreto, en la consecución de su idea de cometer un atentado […]en suelo occidental”.

Los agentes consideran que la tableta no era de uno solo de los terroristas, sino que era compartida “entre las personas que se alojaban o visitaban el domicilio de Alcanar”. Esta conclusión es corroborada por el uso casi exclusivo que se le dio para el visionado de vídeos yihadistas o para compartirlos con otras personas con las que se relacionaba la célula. En total, los agentes recuperaron 12.028 fotografías, la mayoría archivos de imagen del sistema operativo o de las aplicaciones del dispositivo. De ellas, 798 tenían un contenido claramente yihadista, la mayoría correspondiente a capturas de pantalla de los 34 vídeos yihadistas —solo había uno que no lo era——, en muchos de los cuales se contemplan imágenes de asesinatos.

Entre estos últimos destaca al que los Mossos identifican con el número 20 y que lleva por título Castigo de los criminales entre tus manos. Durante 14 minutos y 59 segundos “se muestra sin ningún tipo de censura cómo miembros del Estado Islámico ejecutan a sus enemigos utilizando diferentes sistemas como disparos a la nuca, degollamiento, aplastándolos con tanques, tirándoles bombas y formas diversas”, destaca el informe.

En otros predominan los mensajes que alientan a la comisión de atentados, algunos de ellos proferidos por los propios terroristas que están a punto de inmolarse o por sus padres. En uno de 37 segundos, un niño asegura que el ISIS está triunfando en Irak y que el grupo terrorista “partirá en dos a Estados Unidos y a todos los enemigos del islam”. No es el único en el que aparecen menores. También figura uno rodado en Indonesia en el que se muestra el entrenamiento armado de niños.

Mercado de esclavas

Otro vídeo denuncia el acoso que el régimen de Myanmar ejerce sobre la minoría rohinyá, de religión musulmana. Y en otro, sus autores recorrer el mercado de esclavas en Raqqa, bastión del ISIS en Siria hasta su caída en en octubre de 2017. “Hoy es el día de las esclavas. Uno puede hacer con ellas lo que quiera: guardarlas para él, regalarlas o venderlas”, se escucha decir a uno de los islamistas, mientras otro recalca que “las mejores” son las yazidíes, minoría religiosa iraquí especialmente castigada por el Estado Islámico por su condición de kufar, infieles.

La tableta también contiene un vídeo de un minuto y 44 segundos con los efectos de un bombardeo sobre Raqqa cuando estaba bajo dominio del ISIS. Las imágenes aparecen fechadas el 14 de junio de 2017, dos meses antes de que la célula perpetrara los atentados de Cataluña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…