PP, Cs y Vox reclaman la salida automática y PSOE y Podemos esperar a los letrados

Una de las primeras decisiones que tomará la Mesa del nuevo Congreso será acordar la suspensión de los cuatro diputados que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo por rebelión y se encuentran en prisión preventiva: Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, de Junts per Catalunya. La reunión de la Mesa no está ni convocada, y entre los partidos hay discusión sobre el momento más adecuado para resolver esa cuestión. La nueva presidenta de la Cámara baja, Meritxell Batet, no quiso precipitarse este martes en su primera rueda de prensa: quiere estudiar antes algunos papeles y precedentes. No avanzó más. Solo añadió que este miércoles acudirá a oficializar ante el Rey que la XIII legislatura ha echado a andar. Lo más probable es que la reunión de la Mesa se celebre hoy mismo, pero incluso en ese caso el asunto de fondo tampoco se despejará porque lo previsible es que se acuerde encargar a los letrados de la Cámara un informe jurídico.

No hay un gran debate entre los principales partidos sobre cuál será la resolución final, es decir, que tendrán que aprobar en la Mesa la suspensión de esos parlamentarios (lo que implicaría que perderían el sueldo y el derecho a votar e intervenir). El último auto del Tribunal Supremo aludía a los artículos 21.2 del Reglamento del Congreso y 384.bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. La única discusión es sobre cuándo procede hacerlo. PSOE y Podemos tienen mayoría en la Mesa: suman cinco miembros frente a los cuatro de PP y Ciudadanos.

Estos dos últimos partidos demandaron este mismo martes una convocatoria urgente de la Mesa para la “suspensión automática” de los diputados presos. Tanto el líder del PP, Pablo Casado, como la dirección de Albert Rivera pusieron, además, en cuestión la credibilidad y autoridad de Batet, a la que consideran “cómplice” de los separatistas. El combate contra los presos “golpistas” es, por su parte, la razón de ser de Vox.

El PSOE y Batet tienen claro que deben respetar la ley y el reglamento, pero antes quieren tener en su mano un informe de los letrados de la Cámara. Una posición que era también la de la anterior presidenta, la popular Ana Pastor, ahora vicepresidenta tercera. Pastor y Batet se han visto varias veces en las últimas horas.

En el caso del senador electo y también preso por rebelión Raül Romeva (ERC), la suspensión debe ser votada en el pleno de la Cámara alta, donde el PSOE tiene mayoría absoluta. La Mesa no abordó este martes la cuestión, y fuentes socialistas señalaron que esperarán al informe de los letrados, informa Miquel Alberola.

Algunos dirigentes del PSOE apuntaban este martes que tampoco hay que tener mucha prisa en resolver ese escollo y menos aún antes de las elecciones del próximo domingo. Unidas Podemos está en esa tesis y de hecho su líder, Pablo Iglesias, fijó esa posición de acatamiento de las normas y de aguardar a los letrados pese a reconocer que le gustaría que los diputados presos pudiesen ejercer plenamente sus derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…