El PP aún no ha respondido a la limitación a dos legislaturas y con “carácter inmediato” de todos los altos cargos de la Junta que Cs le exige

Las “serias dudas” de Francisco Igea, líder territorial de Ciudadanos en Castilla y León, sobre la “voluntad real” del PP para cumplir sus exigencias si no quiere perder el poder en una comunidad donde gobierna desde 1987 propiciaron este sábado un primer acercamiento con el PSOE. El socialista Luis Tudanca, vencedor de las autonómicas, animó al dirigente de Ciudadanos a llegar a un acuerdo ante las “múltiples coincidencias” entre ambos partidos en regeneración democrática. Igea supeditó las negociaciones al “aval” de la dirección nacional de su partido.

El PP aún no ha respondido a la limitación a un máximo de dos legislaturas y con “carácter inmediato” de todos los altos cargos de la Junta de Castilla y León que Ciudadanos le exige para alcanzar un acuerdo. La condición, que afecta a la presidencia de la comunidad autónoma, sus consejeros, secretarios generales y directores generales, además de los presidentes de diputaciones y alcaldes de los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, es “irrenunciable” para Igea. Y sitúa al partido de Pablo Casado ante un dilema, ya que le permitiría salvar la Junta pero con un enorme coste interno. “En la práctica significa que el 90% de la estructura de la Junta se tendría que ir”, resumen en la dirección del PP.

El silencio de los populares, que encadenan ocho legislaturas gobernando Castilla y León, facilitó el acercamiento entre los dirigentes territoriales de Ciudadanos y PSOE, que durante la legislatura han mantenido una relación cordial. Justo al contrario de la del PP y Ciudadanos, como evidenciaron durante la campaña electoral. La candidatura de Igea logró 13 escaños el 26-M, ocho más que en las elecciones de 2015, una subida que le convierten en el partido que decidirá si se produce o no un cambio de gobierno. El PSOE se impuso en las autonómicas con 35 parlamentarios, diez más que hace cuatro años, mientras que el PP perdió su condición hegemónica pasando de 42 a 29 escaños.

Ante la resistencia del partido de Pablo Casado “para admitir el cambio y la regeneración que las urnas han solicitado”, Igea trasladó este sábado a la dirección de su partido la propuesta que Tudanca le planteó el viernes en una carta para “llegar a un acuerdo que le dé estabilidad y progreso” a la región. El secretario general territorial del PSOE insistió en su misiva a Igea, que este calificó como “amable”, en que resulta “imposible que el cambio pueda representarlo la continuidad del PP en el gobierno tras 32 años”. Solo en Andalucía un mismo partido (PSOE) ha gobernado más tiempo (36).

Pese a que Ciudadanos ha optado por el PP como socio preferente, por encima de la regeneración, hasta ahora una de las grandes banderas del partido de Rivera, el PSOE no pierde la esperanza de presidir la Junta. Sobre todo desde que en su reunión del lunes pasado la ejecutiva de Ciudadanos no descartó acuerdos excepcionales con los socialistas tras la presión de su sector más centrista. La dirección del PSOE de Castilla y León espera beneficiarse de la aparente suavización de Ciudadanos respecto a sus posiciones iniciales, cuando el veto a los socialistas era seguro salvo que cumplieran condiciones imposibles como desmarcarse de Pedro Sánchez.

Otro factor que podría favorecer las negociaciones entre PSOE y Ciudadanos tiene su origen en los tribunales. Un juzgado de Salamanca inició esta semana una investigación por los posibles delitos de coacciones, falsedad documental y financiación ilegal del PP de Castilla y León en sus primarias de 2017, en las que Alfonso Fernández Mañueco, candidato a la Junta, se impuso al alcalde de León, Antonio Silván.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…