El 74% dice que la situación crítica en Cataluña no ha tenido influencia en su voto el 28-A

Las opiniones de los españoles sobre la formación del próximo Gobierno están muy divididas, según la encuesta poselectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicada este miércoles, aunque son mayoría los que abogan por que Unidas Podemos entre en un Ejecutivo de coalición con el PSOE, con diversas fórmulas. Esa es la opción por la que se decanta el 26,4% de los encuestados, frente a un 20,2% que preferiría un Gobierno del PSOE en solitario con apoyos puntuales de otros partidos y un 16,1% que opta por un Consejo de Ministros formado por socialistas y Ciudadanos, un escenario ahora totalmente bloqueado. El último barómetro del instituto oficial no ofrece estimación de voto, pero sí muchos datos para interpretar cómo votan los españoles.

En el trabajo demoscópico, el CIS plantea a los sondeados que, tras las elecciones generales celebradas el pasado 28 de abril, «ningún partido o fuerza política alcanzó la mayoría absoluta» y es ahí cuando interroga por la preferencia sobre las distintas opciones ahora en liza. La alternativa de un Gobierno del PSOE y Unidas Podemos con apoyo de partidos nacionalistas no independentistas y con las abstenciones necesarias recaba el 15,8% de los apoyos; y la de un Ejecutivo socialista con Podemos dentro y el respaldo expreso de las formaciones independentistas la marcan el 10,6%. Esas dos opciones juntas son las que suman el 26,4%, aunque la primera solo requeriría abstenciones de los independentistas y la segunda, un voto afirmativo al Gobierno de Sánchez.

Hay un 2,2% de los consultados que preferirían un Ejecutivo encabezado por los socialistas con el apoyo de Coalición Canaria, Compromís y Partido Regionalista de Cantabria, con la abstención de PP y Ciudadanos. Y un 10,1% propugna una coalición de las tres fuerzas del bloque de la derecha «con otros apoyos». La encuesta fue realizada entre los pasados 10 y 25 de mayo, cuando prácticamente no se habían iniciado aún las negociaciones para formar Gobierno.

En la pregunta del recuerdo de voto, el 27,3% dicen que el 28-A apoyó al PSOE (fue el 28,6%), el 10,2 al PP (fue el 16,7%), el 11% a Ciudadanos (fue el 15,8%), el 9,6% a Unidas Podemos (fue el 14,3%) y el 5% a Vox (fue el 10,2%).

La mayoría, un 27,1%, reseña que su principal razón para ir a votar el 28-A fue evitar que ganaran los partidos de la derecha. Y un 84,1% remachan que, si entonces ya hubieran sabido lo que iba a pasar luego con sus papeletas, en alusión a este escenario actual de bloqueo político, habrían hecho lo mismo con su voto.

La encuesta del CIS sí pregunta por la valoración de los líderes políticos y, en ese apartado, vuelve a salir en primera posición el socialista Pedro Sánchez con un 5,1, delante de Albert Rivera, con un 4,2, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, con un 4,1, y luego se quedan Pablo Casado con un 3,6 y Santiago Abascal con un 2,8. El sondeo cuestiona por el grado de influencia que la crisis de Cataluña pudo tener a la hora de votar y reseña que un 74,8% de los contactados responden que ninguna —además, entre el 24% que admiten que sí les afectó se remarca que fue para reafirmar el voto que ya tenían decidido—.

El trabajo poselectoral proporciona una gran cantidad de datos para analizar cómo votan los españoles, cómo son influidos y qué importancia tienen las campañas electorales. El 54,7% de los preguntados reconoce que siguió con poco o ningún interés la campaña, pero la mayoría se muestran «satisfechos» con el funcionamiento de la democracia en España. Tanto es así que un 85,4% afirma que es el sistema preferible, aunque un 44% entiende que ese modelo funciona ahora de manera regular.

La mayoría de los sondeados, un 15,7%, precisa que el tema más discutido durante la campaña de las elecciones del 28-A fue la cuestión territorial en España, en alusión probable al escenario conflictivo que se vive en Cataluña, por delante incluso de asuntos como el paro o las disputas políticas entre los partidos, que estarían en tercera posición. El 56,3% de los participantes en la encuesta entiende que los comicios del 28-A fueron igual de importantes que otros anteriores y la mayoría vuelven a reconocer que siguieron su desarrollo especialmente a través de las televisiones, por encima de otros medios de comunicación.

El asunto de los debates electorales televisados, que fue tan candente durante la campaña, no parece tan trascendente al final para los preguntados. El 35,5% dice que siguió los dos debates en días consecutivos emitidos en Atresmedia y TVE; y, sobre su desarrollo, un 34,7% concluye que los enfrentamientos mediáticos los ganó el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, por delante de Sánchez, Rivera y Casado. El aspirante de Vox no participó. El 92,7% de los que confiesan haber seguido los debates también señalan que no cambiaron su voto.

También resulta significativo que un 59,7% responda que tuvo algún contacto o conocimiento de encuestas durante esa campaña, pero un 82,5% señala que no las tuvo nada en cuenta a la hora de decantarse por una papeleta de un partido.

Entre los españoles que reconocen en el sondeo del CIS que no dudaron en querer ir a votar el 28-A, un 69,1% responde que lo tenía decidido antes de la campaña y un 15,7% concede que lo resolvió en los últimos días o en la última semana. La mayoría, un 61,9%, optó por votar antes de las dos de la tarde; y un 52,7% informa de que cogió las papeletas en el propio colegio electoral y el 58,1% revela que no usó las cabinas.

El trabajo pregunta por el nivel de agresividad de la campaña y constata que un 57,8% de los encuestados observó «mucha o bastante» agresividad e insultos entre los políticos. Una mayoría, el 31,3%, responsabiliza en primer lugar al PP de ese tono, por delante de Ciudadanos y después de la formación de extrema derecha Vox.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…