El partido de Revilla gana en Cantabria, y Navarra Suma lo hace en la comunidad foral

Gráfico: Todos los gráficos del CIS

El PSOE ganaría en 10 de las 12 comunidades donde habrá elecciones autonómicas el 26 de mayo, según el último barómetro del CIS. Las excepciones serían Cantabria y Navarra. En el primer caso, el PRC, el partido de Miguel Ángel Revilla, sería por primera vez primera fuerza. Lo mismo sucedería con Navarra Suma, la coalición de PP, Ciudadanos y UPN, la opción más votada en la comunidad foral. El partido de Pablo Casado sigue su caída libre tras firmar el 28 de abril su peor resultado en unas generales. La única satisfacción es que evita el sorpasso de Ciudadanos, por lo general de manera holgada. La macroencuesta se realizó entre el 21 de marzo y 23 de abril, antes de que los socialistas lograran su primera victoria en las generales en los últimos 11 años.

Los socialistas aspiran a que su victoria en las generales por primera vez desde 2008 les impulse el día 26. Su impacto es determinante en el siguiente hecho: en las autonómicas de 2015 solo fueron primera fuerza en Asturias y Extremadura. Sin embargo, su capacidad para alcanzar acuerdos les permitió ampliar considerablemente su poder institucional. El tablero político actual está mucho más fragmentado que entonces y de las alianzas con otras fuerzas dependerá que retenga los Ejecutivos que ya tiene. Volver a gobernar en la Comunidad de Madrid, bajo control del PP desde 1995, es el otro gran objetivo de los socialistas. Más dificultades se antojan en Castilla y León, donde el PSOE es primera fuerza pero el PP manda desde 1987. 

El partido de Pedro Sánchez preside cinco de las comunidades donde dentro de dos semanas habrá elecciones: Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura. Además, a Ximo Puig le salió bien su decisión de adelantar las elecciones de la Comunidad Valenciana, que hizo coincidir con las generales. El presidente regional en funciones ganó y a falta de cerrar un acuerdo la izquierda sumó para revalidar el Ejecutivo. En el caso del PP, gobierna en Castilla y León, La Rioja, Madrid y Murcia (no concurren Galicia y Andalucía, donde se alió con Ciudadanos para acabar con 36 años de gobiernos ininterrumpidos del PSOE). 

El PP afronta las autonómicas y municipales como una segunda vuelta de las elecciones generales. Tras firmar su peor resultado histórico, el partido hegemónico de la derecha confía en mejorar sus resultados respecto al 28-A, cuando se dejó 3,6 millones de votos respecto a 2016 y sufrió el desplome de 137 a 66 diputados con Pablo Casado de candidato. La esperanza de los populares pasa por recuperar al electorado más conservador que se decantó por Vox y revertir la fuga de los votantes más moderados que se fueron a Ciudadanos, el PSOE o la abstención. El empuje de los presidentes autonómicos, sumado a la fuerte implantación territorial del bipartidismo en comparación con los partidos de cuño más reciente, favorecería esta mejoría. Desde el desastre en las generales Casado ha modulado su discurso y abandonado el tono polarizador, llegando al extremo de referirse como el PSOE a Vox y denominarle como «ultraderecha» días después de ofrecerles un Gobierno de coalición. 

La macroencuesta del CIS supone un alivio para el PP en el sentido que aumenta la distancia con Ciudadanos. Por un margen menor al esperado, Casado evitó en las generales el sorpasso de Rivera, que se quedó a 200.000 votos de ser la segunda fuerza y, por tanto de pasar a ser considerado el líder de la oposición. Ciudadanos no superaría al PP en ninguna de las 12 comunidades.

Aragón. A diferencia de en 2015, el PSOE ganaría las elecciones autonómicas al lograr entre 20 y 22 escaños. Desbancaría así al PP como primera fuerza, que se quedaría con entre 18 y 19 diputados. El presidente socialista, Javier Lambán, podría revalidar, por tanto, su mandato. La mayoría absoluta está fijada en 38 escaños y las fuerzas de izquierda suman entre 33 y 35 diputados. Según el sondeo del CIS, el PSOE pasaría de 18 a entre 20 y 22 escaños y los populares perderían entre dos y tres (de 21 a entre 18 y 19). Podemos sufriría un leve retroceso (de 14 a entre 10 y 12 diputados) similar al del PAR (de 6 a entre 3 y 4). La Chunta también registraría una caída un bajón al pasar de dos a entre 0 y uno. E Izquierda Unida sube de uno a tres.

Asturias. El PSOE sería primera fuerza y subiría de los 14 escaños actuales a entre 15 y 18. El PP mantendría sus 11 diputados, a riesgo de perder uno, y Podemos, que irrumpió con 9 en 2015, tendría dos en juego. Ciudadanos pasaría de tres a cuatro o cinco, IU mantendría sus cinco diputados y Vox entraría en el Parlamento del Principado con uno. El partido de Álvarez Cascos (FAC) podría perder su representación. La mayoría absoluta está en 23 diputados.

Baleares. El pacto de izquierdas que preside Francina Armengol y forman PSOE, Més y Podemos reeditaría su alianza con 35 escaños en la horquilla más alta y 31 en la más baja. La mayoría en el Parlamento balear está en 30 diputados. Según la estimación de voto del CIS, el PSOE ganaría las elecciones en Baleares con el 25,2% de los votos y obtendría entre 17 y 19 escaños y el PP se mantendría como segunda fuerza en las islas con el 20,7% de apoyos y entre 14 y 16 diputados. Ciudadanos pasaría a ser la tercera fuerza en representación con el 13% de apoyos (9-10 escaños) y Podemos bajaría a la cuarta posición con el 12,9%. Los ecosoberanistas de Més obtendrían el 11,9% de los votos y se convertirían en la quinta fuerza política del archipiélago, con entre siete y ocho diputados. El CIS otorga entre ninguno y un escaño a Vox, que obtendría el 5,1% de apoyos, mientras que Proposta per les Illes alcanzaría entre dos y tres escaños con el 6% de apoyos.

Canarias. El PSOE sería primera fuerza -la última vez fue en 2007- con un 27,8%, una ventaja de 11 puntos sobre Coalición Canaria (16,5%) y que el PP (15,9%). Ciudadanos y Podemos se moverían en una estimación de voto del 11%. El socialista Ángel Víctor Torres sumaría entre 20 y 23 escaños de los 70 del Parlamento regional y podría relevar a Fernando Clavijo (Coalición Canaria). El PSOE gobernaría con Podemos, Nueva Canarias y la Agrupacion Socialista Gomera. Coalición Canaria, que en la actualidad cuenta con 18 escaños, caería a una horquilla de entre 12 y 15 diputados.

Cantabria. El PRC de Miguel Ángel Revilla es primera fuerza con el 33,8% de los votos, 13 puntos más que el PP (20,7%). Acabaría así la racha que los populares mantienen como partido más votado desde 1995. La horquilla de entre ocho y diez diputados sería su peor resultado en casi tres décadas. El PSOE sería el tercer partido con una estimación de voto del 18,1%. Revilla dependería del PP para gobernar pero también podría reeditar el bipartido con los socialistas.

Castilla La Mancha. El PSOE obtendría el 40,3% de votos, ocho puntos más que el 28-A y con una ventaja de casi 12 puntos sobre el PP (29,8%). Traducido en diputados en el Parlamento regional les otorgaría entre 15 y 18 (la mayoría absoluta está en 17). Unidas Podemos y Ciudadanos se mueven en una intención de voto similar, con los de Pablo Iglesias ligeramente por delante (10,9% y 9,6% respectivamente). Destaca la bajada del partido de Rivera respecto a las generales (17,47%) en ocho puntos. Vox se quedaría en el 5,8%, diez puntos menos que el 28-A. De confirmarse este escenario el día 26 en las urnas, Emiliano García-Page podría manejar diferentes escenarios para repetir como presidente de la Junta, manteniendo el Ejecutivo de coalición con Podemos u optando por un Ejecutivo en solitario con apoyos a su izquierda y derecha. En 2015 el PP fue el partido más votado, con 16 escaños, por 15 el PSOE y dos Podemos.

Castilla y León. Después de 32 años de gobierno y tras la marcha de Juan Vicente Herrera, la hegemonía del PP en esta comunidad está en peligro. Según el CIS, los populares pasarían de los 42 escaños actuales, uno por encima de la mayoría absoluta, a una horquilla de entre 28 y 31 (30,4%). La candidatura del PSOE que encabeza Luis Tudanca sería primera fuerza con entre 30 y 31 diputados y una estimación de voto del 32%,9. El tercer puesto sería de Ciudadanos (13,9%) seguido de Podemos (11,3%).

Extremadura. Guillermo Fernández Vara volvería a ganar las elecciones con una subida estimada de cuatro puntos, del 41% al 45%. Se quedaría al borde de la mayoría en la Cámara, que está en 33 escaños. El CIS da a los socialistas una horquilla de entre 30 y 32, por lo que necesitaría el apoyo de Podemos, como esta legislatura que acaba. El PP sufre una fuerte bajada, de 28 escaños a 19-21, con el 28% de los votos. Podemos subiría de seis asientos a siete u ocho (12%), y Ciudadanos multiplicaría su presencia de un escaño (4%) a cinco o seis (9%).

La Rioja. El PSOE lograría la victoria en las elecciones autonómicas, algo que no sucedía desde los comicios de 1991, y rompería una larga hegemonía del PP en esta comunidad. Los socialistas, que fueron el partido más votado en las recientes generales, conseguirían la victoria en las regionales con el 36% de los votos, por delante del PP (30,9%), la formación que ha gobernado las seis últimas legislaturas. Ciudadanos, con el 10,5%, sería la tercera fuerza, seguido de Podemos (7,8%) y los regionalistas (7,4%). Una alianza entre el PSOE, Podemos y los regionalistas les daría mayoría absoluta. Hay un 31% de indecisos.

Madrid. El PP cedería el gobierno de la región por primera vez desde 1995. Ángel Gabilondo (PSOE) ganaría en la región con el 26,1% de los votos y podría formar gobierno con el apoyo de Podemos (13%) y Más Madrid (12,8%). Tras casi un cuarto de siglo gobernando, la debacle del PP (22,9%) le impediría mantenerse en la Real Casa de Correos, ya que ni siquiera la mejora de los resultados de Ciudadanos (16,4%), y la irrupción de Vox (5,7%, al borde de quedarse sin representación), compensarían su bajada a entre 29 y 33 diputados.

Murcia. El PSOE ganaría las elecciones por primera vez en 24 años, con un 31,1% de los votos  y entre 14 y 17 escaños de los 45 que tiene la Asamblea Regional, frente a los 13 actuales. El PP, que gobierna en la comunidad autónoma desde 1995, pasaría a ser la segunda fuerza, con el 26,1% de los apoyos y entre 12 y 14 diputados (ahora tiene 22), mientas que Ciudadanos tendría entre 7 y 8 y un 15,3% de los votos (ahora cuenta con cuatro). Vox irrumpiría como cuarta fuerza con un 9,9% y ente 4 y 5 diputados, los mismos que Podemos, que perdería uno o dos, con un 9% de apoyos. Por último, IU se posicionaría con entre 1 y 2 escaños y el 4% de los votos.

Navarra. La coalición entre UPN, PP y Ciudadanos, Navarra Suma, ganaría, según el barómetro del CIS las próximas elecciones autonómicas en la comunidad foral. Lo haría con una horquilla de entre 16 y 17 escaños. En el actual parlamento UPN y PP suman 17 asientos de los 50 de la cámara, por lo que no notarían la suma de Ciudadanos a la coalición. El PSN pasaría de la quinta a la segunda posición, suponiendo la mayor subida entre los partidos navarros. La encuesta le pronostica entre 11 y 12 escaños. Actualmente tiene siete. Superaría al grupo de la actual presidenta, Uxue Barkos, que podría mantener sus nueve escaños aunque la horquilla le da una bajada posible hasta los siete. La actual mayoría de gobierno que mantiene Uxue Barkos lograría, en el mejor de los escenarios, 25 escaños. La cuarta posición sería para EH Bildu, con entre siete y ocho escaños. Actualmente cuenta con 8. Podemos perdería un asiento y se quedaría en seis e Izquierda-Ezkerra podría perder uno de los dos escaños actuales. El límite para entrar en el parlamento navarro es del 3 por ciento. Límite que no pasaría, según el barómetro, Vox. Con este panorama, la única suma que lograría mayoría suficiente para gobernar sería la de PSN, Geroa Bai, Podemos e IE. Suma que podría estar entre los 29 y los 25 escaños de los 50 existentes. Hasta 2015, UPN y PSN han llegado a acuerdos para dirigir la comunidad. Sin embargo, la candidata socialista María Chivite, ha insistido en que quiere liderar un gobierno de izquierdas con el único límite de EH Bildu como negativa de acuerdos. Afirma que el PSN “no hará presidente a Javier Esparza”, candidato de Navarra Suma.

Con información de Macame Mesa, Ferran Bono, Lucía Bohórquez, Javier Martín-Arroyo, Sonia Vizoso, Virginia Vadillo, Mikel Ormazabal, Javier Doria, Mar Rocabert. y Juan José Mateo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

¿Y quién me paga a mí los destrozos de la Guardia Civil en mi barco?

El Ministerio de Justicia rechaza indemnizar al armador de un buque despedazado durante do…