El sospechoso había entrado en España utilizando el pasaporte de un familiar que se le parece

El amplio operativo policial desplegado en Tenerife culminó en un hotel. Fue allí, el pasado 2 de julio, cuando la Policía Nacional logró finalmente estrechar el cerco sobre un “peligroso” atracador de bancos de Reino Unido —en boca de los investigadores—, que ya había protagonizado en 2007 una “espectacular” fuga. El sospechoso, en busca y captura desde hace un año, había entrado en España utilizando el pasaporte de un familiar que se le parece. Desde entonces, los agentes le seguían la pista, hasta que lograron atraparlo la pasada semana.

“Llegó a España burlando los controles de seguridad gracias al pasaporte de un familiar con el que guardaba un importante parecido físico”, explicaron ayer los investigadores de la Policía Nacional, que anunciaron el arresto del británico, sobre el que pesa una orden europea de detención y entrega por delitos contra la propiedad y quebrantamiento de condena.

La fuga anterior

Los agentes españoles actuaron con sumo recelo. Sabían que el sospechoso, integrante de una banda criminal que asalta sucursales bancarias y furgones blindados con armas de fuego, es bastante escurridizo. De hecho, según explicaron ayer los investigadores, el 22 de marzo consiguió esquivar a la justicia tras ser sorprendido el día anterior durante un robo en la localidad de Swinton. Tras una persecución, fue detenido y trasladado a comisaría, pero logró ocultar entre su ropa un teléfono móvil que le sirvió para contactar después con sus compañeros.

Así fue como, al día siguiente, los policías que efectuaban su traslado fueron asaltados por miembros de su banda cuando llegaban a las puertas del juzgado de Salford. Encapuchados y portando armas blancas, lograron liberar al detenido y darse a la fuga. Solo seis días después de la huida participó en el asalto a un furgón blindado de seguridad. De nuevo, fue detenido. Y condenado a 10 años de prisión. Pero en noviembre de 2018 logró nuevamente escapar de Reino Unido aprovechando su libertad condicional. Una fuga que acabó en un hotel de Tenerife, donde la Policía Nacional irrumpió el pasado 2 de julio. Los agentes lo capturaron en uno de los pasillos del establecimiento. Allí, lo echaron al suelo y le pusieron las esposas, antes de llevárselo camino de comisaría. Reino Unido le reclama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

El Gobierno andaluz presume de estabilidad tras aprobar su primer presupuesto con Vox

La ultraderecha advierte que las cuentas de la Junta para 2019 son de “transición” Frente …