Bolsonaro ha confirmado el arresto a través de su cuenta de Twitter

La Guardia Civil ha detenido este martes en el aeropuerto de Sevilla con 39 kilos de cocaína a un militar miembro de la tripulación de uno de los aviones de la Fuerza Aérea Brasileña que utiliza el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, para sus desplazamientos internacionales, según han confirmado a EL PAÍS fuentes de la Guardia Civil.

El arresto se produjo cuando la aeronave hizo escala en el aeródromo de la capital andaluza rumbo a Tokio para servir de avión de reserva al mandatario brasileño que viaja en otro aparato para participar en la reunión del G-20 que se celebra en la capital japonesa. El Ministerio de Defensa de Brasil ha emitido una nota en la que confirma el arresto del militar por tráfico de estupefacientes. Bolsonaro también ha lanzado un tuit en el que confirma el suceso.

Fuentes de la Guardia Civil detallan que la detección de la droga y el posterior arresto del militar se produjo cuando los miembros de la tripulación y sus equipajes pasaron el preceptivo control aduanero a su llegada al aeropuerto de Sevilla. Tras su arresto, el militar fue trasladado a dependencias de la Comandancia de la capital andaluza, desde la que pasará el próximo jueves a disposición judicial acusado de un delito contra la salud pública. El Ministerio de Defensa brasileño insiste en su comunicado que “repudia” los actos del militar y que colaborará con las autoridades españolas en la investigación. Bolsonaro anunció en su cuenta de Twitter que pidió a su ministro de Defensa la «inmediata colaboración» con la policía española.

El presidente de Brasil cambió este martes por la noche la ruta de su viaje a Tokio, según ha informado el portal UOL. Tras despegar en Brasilia, Bolsonaro debía hacer escala en Sevilla, pero a última hora de la noche su agenda mostraba Lisboa como nueva escala del plan de vuelo. El gabinete de prensa del presidente no explicó el motivo del cambio.

No es la primera vez que miembros de la Aeronáutica brasileña usan su condición de militares para traficar con estupefacientes. Este mes de abril el Tribunal Superior Militar decretó la expulsión de de la corporación de un teniente-coronel por el transporte de 33 kilos de cocaína en una aeronave de la Fuerza Aérea que se dirigía a Francia con escala en las Palmas de Gran Canaria. Otros dos colegas del teniente-coronel ya habían perdido el puesto por su participación en el caso. Los hechos sucedieron en 1999 y el comandante fue condenado a 16 años de prisión por integrar una «red especializada en el tráfico internacional de cocaína» ayudándose de los aviones de la Fuerza Aérea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…