El partido de Rivera argumenta que el «cambio» es cogobernar con el PP con medidas de regeneración

Las posibilidades de que Ciudadanos pacte con el PSOE el Gobierno de alguna comunidad autónoma se van estrechando. Ni siquiera parece hoy por hoy probable en Castilla y León, donde el PP lleva 32 años consecutivos gobernando y el candidato de Ciudadanos, Francisco Igea, esgrimió el «cambio» como bandera en la pasada campaña electoral. Tras la primera reunión de los equipos negociadores de PP y Ciudadanos (Cs), este miércoles en Valladolid, el partido de Albert Rivera ha dado casi por hecho el acuerdo con los populares. «Estamos convencidos de que de estas negociaciones saldrá un acuerdo de gobierno beneficioso para los ciudadanos de Castilla y León», ha afirmado José María Espejo, coordinador del equipo de pactos de Cs. “Todo parece indicar que el Partido Popular y Ciudadanos vamos a gobernar juntos en Castilla y León”, ha apostillado Teodoro García Egea, secretario general de los populares.

Los liberales justifican que habrá cambio aunque siga gobernando el PP porque van a exigir medidas de regeneración. Un juzgado de Salamanca ha comunicado este miércoles que abre diligencias para investigar una denuncia de financiación ilegal contra el PP castellanoleonés. «El PP sabe, y toda España sabe, que ningún imputado formalmente puede formar parte de un gobierno de Ciudadanos», avisó Igea.

PP y Ciudadanos han salido «satisfechos» de su primer encuentro, de algo más de una hora, en la que han abierto las negociaciones para formar un Gobierno en Castilla y León. En este bastión histórico del PP, el PSOE ganó las elecciones del pasado 26 de mayo y el partido de Albert Rivera, que creció de cinco a 13 escaños, tiene la llave.

La primera apuesta de Ciudadanos es gobernar con el PP —juntos suman mayoría absoluta, sin necesidad de apoyarse en Vox—. Franscisco Igea, el líder de Cs en la comunidad, pertenece al sector socioliberal del partido que en la ejecutiva de este lunes defendió no cerrar la puerta a los pactos con el PSOE. Pero la dirección acabó aprobando por unanimidad la preferencia a pactar con el PP, y esa preferencia se aplica por encima de cualquier otro criterio, como el de que en una comunidad autónoma lleve tres décadas gobernando el mismo partido: en este caso, el PP. Igea asume esa decisión de la cúpula.

El candidato regional de Cs ha comparecido ante los periodistas con el coordinador del equipo nacional de pactos del partido, José María Espejo, que ha dado pasos importantes a un pacto con el PP. «Si nos hemos sentado [con el PP] es porque ya hay un acuerdo de que vamos a intentar hacer un Gobierno en Castilla y León», ha enfatizado Espejo. Las medidas de regeneración democrática serán el punto central del acuerdo, ha indicado, pero no ha detallado cuáles propondrán.

A su lado, Igea ha tenido que justificar que habrá «cambio» en la comunidad, como defendió en campaña, a pesar de que siga gobernando el PP. «Ese cambio se verá porque Cs va a gobernar», ha argumentado en referencia a la posible coalición de gobierno con los populares, pero que liderarán estos. «Lo importante está por llegar en el programa en las medidas de regeneración. Haremos honor a nuestra palabra, las cosas van a cambiar». El candidato ha descartado pedir la cabeza de Alfonso Fernández Mañueco, líder del PP en Castilla y León, tras la denuncia que se investiga por presunta financiación ilegal contra el PP de Castilla y León, pero ha hecho hincapié en que no podrá haber imputados en el Gobierno.

La denuncia, que se presentó ayer de forma anónima, se ha conocido el mismo día que se sentaban a negociar PP y Ciudadanos. El secretario regional de los populares ha sugerido que la coincidencia no era casual y ha mostrado su disposición a “colaborar en todo lo que se requiera” para aclarar el asunto. “No le damos ninguna importancia”, ha asegurado a su lado el secretario general del PP, Teodoro García, que se mostró a favor de “avanzar en medidas de regeneración y transparencia” en la negociación con Ciudadanos.

Preguntado por si estarían dispuestos a ceder a Cs la presidencia de Castilla y León, García Egea pidió “respetar el proceso”, pero no lo descartó. “Vamos paso a paso. Lo primero es el acuerdo programático”. Al PP le parece que el decálogo presentado por Ciudadanos para negociar los acuerdos es un “excelente punto de partida” ya que de hecho, varias de las medidas, como la bajada de impuestos, estaban incluidas en los programas de ambos partidos. “Todo parece indicar que el PP y Ciudadanos vamos a gobernar juntos en Castilla y León”, ha declarado el secretario general, descartando que la formación de Rivera escoja al PSOE como socio en la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…