Los líderes del PP y Cs rechazan facilitar la investidura pero reclaman que empiece ya

El segundo encuentro de Pablo Casado y Albert Rivera con Pedro Sánchez en poco más de un mes sirvió para poco más que para volver a constatar posiciones. Los líderes de PP y Ciudadanos reiteraron al presidente del Gobierno en funciones que no van a facilitar su investidura, ni con un voto a favor ni con una abstención. La diferencia de sus respectivas reuniones en La Moncloa el pasado 8 de mayo con las de ayer en el Congreso está en que ahora Sánchez tiene el encargo del Rey para presentarse a la investidura. Los dos líderes del centro derecha le recordaron al socialista esa obligación y le urgieron a que se ponga de acuerdo cuanto antes con Podemos para formar un Gobierno y poner en marcha la legislatura.

“Ya no tenemos mucho de qué hablar”, llegó a decir Rivera en su comparecencia en el Congreso tras la cita de apenas 40 minutos con el líder socialista. El líder de Ciudadanos anima a Sánchez a que acuerde ya el Gobierno conjunto con su “socio natural”, Podemos, “con el que viene gobernando comunidades y Ayuntamientos en los últimos cuatro años”. Rivera, que viene diciendo desde las últimas elecciones municipales que Sánchez gobernaría con Pablo Iglesias —a pesar del tira y afloja entre el PSOE y Podemos—, argumentó ayer de nuevo que está en lo cierto porque en la reunión de la mañana el presidente e Iglesias habían avanzado ya hacia un “Gobierno de cooperación”. Pero no mencionó que ese pacto aún necesitaría de otros apoyos para salir adelante en una investidura, que si no son PP ni Ciudadanos tendrán que ser de los partidos nacionalistas e independentistas.

Rivera y Casado eluden ese problema y defienden que deben irse a la oposición. “Es lo coherente con el mandato que nos han dado los españoles para liderar España desde la oposición”, señaló Casado. Las presiones de todo tipo a Rivera para que se abra a pactar con el PSOE tampoco le hacen mella. El líder de Ciudadanos se pertrecha y argumenta que él dijo en campaña electoral que si no podía formar gobierno se iría a la oposición, y que el PSOE tiene que buscar a sus “socios habituales”, Podemos y los partidos nacionalistas o regionalistas con los que ha pactado en la mayoría de las comunidades y ayuntamientos. “A Sánchez le toca ponerse a formar Gobierno y es lógico y es de suponer que lo haga con sus socios habituales. Con los que ha gobernado hasta ahora en la ciudad de Madrid, en Barcelona, en la Comunidad Valenciana; en el País Vasco, con los nacionalistas; en Baleares, con los nacionalistas y populistas…”, resumió.

El líder de Ciudadanos urgió al socialista a darse prisa y cerrar ese acuerdo de Gobierno para presentarse a la investidura, después de casi tres semanas sin avanzar en la negociación con Iglesias. “Estamos a la espera de que Sánchez haga su trabajo para formar gobierno, tiene mayorías posibles y por tanto estamos esperando ese debate de investidura cuanto antes”, conminó Rivera. De nuevo, ni una palabra de que esas mayorías pueden implicar que la estabilidad del ejecutivo dependa de los partidos independentistas. Lo que sí ofrece Ciudadanos al PSOE es lealtad en “todo aquello que sean asuntos de Estado, asuntos europeos, internacionales y lucha contra el terrorismo”.

Los populares no creen el órdago de José Luis Ábalos, que advirtió de la posibilidad de repetir elecciones si no llegaban a un acuerdo. Casado sugirió que al PP ese escenario le beneficiaría, aunque sería malo para el país, y lo descartó, al entender que Sánchez puede pactar con Podemos y partidos regionalistas. “Si no sale en la primera vuelta [de las votaciones], seguro que saldrá en la segunda. La pelota está en el tejado de los partidos de la izquierda”, subrayó. El líder del PP también ha dado su aval a la operación de UPN, con el que se presentó en coalición en Navarra, para que se abstenga en la investidura de Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…