El líder del PP suaviza su discurso tras el 8-M: «No juzgamos a nadie pero vamos a poner todos los recursos para garantizar el futuro de las mujeres que quieran crear una familia»

Pablo Casado no quiere ni oír hablar de la palabra aborto. Literalmente. El líder del PP pronunció este sábado su primer discurso de campaña electoral tras comprobar el éxito la jornada del viernes de las manifestaciones feministas por toda España y lo dedicó mayoritariamente a las mujeres y a sus propuestas para ese sector clave y de moda en la sociedad, pero obviando entrar en cualquier polémica sobre la ley del aborto. Dijo, expresamente, que no quiere entrar en debates jurídicos o penales ya superados. Y fijó como compromiso que si tras las elecciones del 28-A es el presidente del Gobierno de España redactará y apoyará una ley de apoyo a la maternidad, así en general.

Todo el acto del PP de este sábado en la permanente caravana electoral en la que vive ahora Pablo Casado estaba pensado para replicar, a su manera, a la masiva respuesta de las mujeres en las manifestaciones del viernes en las que los populares no quisieron participar por diferencias con el manifiesto convocante, que consideraron excluyente. La disculpa era la presentación de la candidata a la alcaldía de Cartagena, Noelia Arroyo, una de las mujeres en alza del ahora influyente PP de Murcia, de donde procede Teodoro García Egea, la mano derecha y el número dos de Casado.

El candidato popular no quiso entrar al cuerpo a cuerpo directo con las numerosas representantes del Gobierno de Pedro Sánchez que sí acudieron a la marcha y que criticaron duramente la ausencia del PP. Lo que intentó fue ofrecer un perfil menos duro y «más constructivo». Y nada más comenzar su intervención anunció su compromiso de una ley de apoyo a la maternidad y ofreció sus razones. Casado constata que España tiene un problema de natalidad (1,3%) y otro al mismo tiempo de longevidad, como el segundo país del mundo con más esperanza de vida tras Japón. Y esos datos sobre el «invierno demográfico» le sirvieron para desglosar algunas medidas para favorecer el nacimiento de más hijos a las mujeres que así lo deseen.

Pero Casado tenía miedo de que esas ideas se pudieran interpretar como algún intento futuro de volver a reabrir el debate del aborto y quiso dejar claro, varias veces, que eso no está en sus planes. «No vamos a entrar en debates jurídicos o penales, para eso no están los políticos, no estamos dentro de las familias, ni le decimos a las mujeres lo que tienen que hacer o que pensar, como hacen otros, ni les hablamos como colectivo, porque cada mujer es libre», subrayó el dirigente popular.

La propuesta de una ley de apoyo a la maternidad consiste por ahora, según Casado, que la concretará más en el futuro, en facilitar más recursos económicos y sociales a las mujeres que decidan libremente ser madres. Eso sí, Casado recordó en ese punto que en España desde 1975 se registran 400.000 nacimientos menos y 200.000 menos en la última década y que «cada año, en España, de cada cinco embarazos uno se interrumpe voluntariamente». Ni siquiera en ese momento mencionó Casado la palabra aborto. Precisó que «ese debate lleva décadas ya superado».

La intención del PP con esa ley de maternidad es lograr que en el futuro todas las instituciones públicas, y citó desde los ayuntamientos, diputaciones, autonomías y el Gobierno central, «pongan más recursos y medidas fiscales y sociales» para favorecer que se produzcan más nacimientos y puso el ejemplo de lo que sucede ya, sin tabúes, en Francia o Alemania. Entre las medidas sectoriales que se impulsarían, con esa ley, estarían además de las económicas y fiscales otras relacionadas con la conciliación y la educación y también cambios en la ley de adopción.

«La cultura de la vida no es retrógrada; es progresista, es moral», enfatizó Casado. Y fue ahí cuando reparó en los ataques que ha recibido en los últimos días, con escraches incluso en Castellón por parte de feministas radicales, para asegurar que pretende ser en el futuro presidente de España y todos los españoles, incluyendo a los que le insultan y no le vayan a votar.

Muy preocupado porque estos mensajes no se entiendan, o sean manipulados o cortados, Casado concluyó con un apoyo a organizaciones sociales como Red Madre que ayudan a que se lleven adelante más nacimientos sin emitir juicios de valor: «No juzgamos a nadie pero vamos a poner todos los recursos al alcance para garantizar el futuro de la sociedad y de las madres a crear una familia».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…