Comentar

José Félix Tezanos ha conseguido reducir la credibilidad del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) a la mofa constante de los memes en las redes sociales. Cada nuevo barómetro lo convierte en protagonista del descrédito. A él y al Gobierno del Partido Socialista, al que flaco favor hacen unas encuestas que, como se ha demostrado en las elecciones andaluzas, no es que estén infladas, es que son una total invención. Malversar dinero público también es utilizar el CIS con fines partidistas para inflar la cotización electoral de una formación, el PSOE, que como se ha demostrado en Andalucía está en caída libre debido a la desastrosa gestión del Gobierno frankenstein de Pedro Sánchez. No sólo eso, sino que con el uso fraudulento de estos muestreos, también se cae en la prevaricación y el delito electoral.

Un organismo como el CIS no puede ni debe ser utilizado con fines tan tendenciosos. La insistencia de Tezanos en la mentira a lo largo de los últimos barómetros comienza a ser perversa. Resulta de una indignidad delictiva tratar de manipular a los ciudadanos con encuestas falseadas y pagadas con dinero público. Si esos resultados fueran ciertos, Sánchez, cuya única ambición política reside en el deseo de ocupar la silla de La Moncloa de aquí a la eternidad, no dudaría en convocar elecciones mañana mismo. Muy al contrario, es consciente de que el descrédito de su Ejecutivo fake va en aumento y que, por mucho que José Félix Tezanos se afane, en las urnas sólo le espera el fracaso más estrepitoso.

¿Alguien se puede creer que con todas las irregularidades que los acompañan, el actual Gobierno aventaje en 12 puntos al PP? Sólo hace falta recordar que la cocina de Tezanos daba un diputado a Vox en Andalucía cuando, a la hora de la verdad, los ciudadanos les han otorgado 12 y casi 400.000 votos. Por mucho que se afane Sánchez —con la ayuda de su cómplice demoscópico— Vox simboliza ahora mismo la pujanza en la política nacional. Algo que es público y notorio si miramos el barómetro del mes de noviembre, ya que si el actual director del Centro de Investigaciones Sociológicas les da sólo un 2,5% de los votos, es que en realidad están disparados hasta la estratosfera política. El CIS ha llegado a un nivel de tan poca seriedad que lo mejor es interpretar los resultados al revés. Así, seguro que son más fiables. El dinero de todos los españoles no está para chapuzas que incurran en la malversación, la prevaricación y el delito electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

El mercadeo de la transparencia

Responsables de instituciones públicas pagan a empresas privadas por certificados sin valo…