Manifestaciones en Londres por el Brexit junto al Parlamento. EFE

La primera ministra británica, Theresa May, ha solicitado por carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, una ampliación del plazo para la salida de Reino Unido de la UE hasta el 30 de junio como nueva fecha límite.

“La política del Gobierno británico ha sido siempre la de una salida ordenada y sin retrasos”, según el texto de la misiva, recogido este viernes por los medios británicos donde señala que, a pesar de estas últimas semanas de parálisis, “el Parlamento británico”, responsable de ratificar el acuerdo, “siempre ha creído que una salida previo acuerdo es el mejor resultado posible”.

Pero “esta parálisis no puede continuar, y esta incertidumbre está dañando la fe de los británicos en sus políticos, mientras la Unión Europea se reserva su legítimo derecho para tomar decisiones sobre su propio futuro”.

“Así las cosas, y tras pedir a regañadientes una ampliación del artículo 50 el mes pasado”, ha hecho saber May en relación al mecanismo legal que activa el protocolo de salida, “el Gobierno debe pedirlo de nuevo”.

Propuesta de Tusk

Por su parte, el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, planteará este viernes a los Veintisiete conceder a Reino Unido una prórroga “flexible” de aproximadamente doce meses, hasta finales de marzo de 2020, abierta a que el Brexit se produzca antes si Londres consigue sacar adelante el acuerdo de divorcio negociado con el bloque.

“La idea es un año y se presentará este viernes a los Estados miembros”, han informado a Europa Press fuentes europeas, que confirman que Tusk ha optado por un modelo “flexible” que en la jerga comunitaria empiezan a denominar ‘flextension’. Esta opción pasaría, inevitablemente, por que Reino Unido celebre las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar a finales de mayo.

Tusk cree que esta fórmula daría un margen importante a Reino Unido para construir un consenso que permita la ratificación del Tratado de Retirada por la Cámara de los Comunes, sin trasladar la urgencia a la UE de tener que celebrar reuniones extraordinarias cada poco tiempo para decidir sobre breves aplazamientos.

En cualquier caso, se trata de una propuesta pensada por Tusk tras los contactos y reuniones que ha mantenido en los últimos días con las capitales para preparar la cumbre extraordinaria del próximo miércoles, pero le corresponde a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE tomar una decisión por unanimidad.

Será en esa cita donde los líderes de los Veintisiete escucharán de boca de la primera ministra británica, Theresa May, los detalles de su plan para desbloquear el acuerdo negociado para evitar un Brexit abrupto y caótico el próximo día 12, cuando expira la prórroga que le concedió la UE.

En una carta enviada este mismo viernes a Tusk, May vuelve a pedir que el bloque acepte retrasar el Brexit hasta el 30 de junio, a pesar de que esta opción fue rechazada de plano por los líderes en la cumbre en la que fijaron el nuevo calendario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…