Los clientes podrán recibir sus pedidos al día siguiente en un horario más amplio por la «mayor eficiencia» de este centro, que abrirá en 2020 también en Madrid

Mercadona ha abierto este martes en Barcelona su segunda 'colmena', un centro logístico de distribución de sus productos exclusivamente para sus ventas por internet, según informó la empresa. Después del de Valencia, este es el segundo centro para preparar y enviar los envíos optimizando procesos, tras una inversión de 7 millones de euros y con un equipo inicial de 92 personas (que vienen sobre todo de tiendas físicas de la ciudad) que llegará a 350 en los próximos meses.

Con esta 'colmena' los pedidos se envían en el mismo día que se reciben, en vez de tener que ir gestionando una a una las compras desde cada tienda física, lo que «multiplica por ocho la productividad y la eficiencia», asegura la empresa valenciana.

A partir de ahora los clientes de Barcelona tendrán la posibilidad de recibir sus pedidos al día siguiente con un horario de entrega más amplio, de 7.00 a 22.00 horas de lunes a sábado, pero se mantiene la tarifa de 7,21 euros por pedido con un mínimo de compra de 50 euros.

El centro de 10.500 metros cuadrados cuenta con paneles solares y aislamientos para la zona de almacén de frío, que reducen el consumo energético. Mercadona prevé el lanzamiento de la nueva compra 'online' en Madrid a principios de 2020 y en los próximos años continuará su expansión a otras grandes ciudades de España.

En la presentación de resultados el pasado mes de marzo, Mercadona reveló que le cuesta 16 euros hacerle la compra al cliente que llena su carro por internet, más del doble de lo que cobra por el servicio (7,21). Y es que uno de sus empleados tiene que dedicar unos 45 minutos de su tiempo a recoger uno por uno el pedido del cliente, que no suele tener menos de 70 productos, y empaquetarlos para su posterior transporte.

Proceso en 'La Colmena'

Este alto coste hizo que durante un tiempo el presidente de la compañía, Juan Roig, no creyera en la venta digital -tal y como él mismo reconoció-. Sin embargo, su mentalidad cambió y hace ya dos años anunció que comenzaban un proceso de renovación del canal 'online' de la mano de su hija Juana. Dos años después, el gran reto pendiente es lograr la rentabilidad del servicio. La transformación del modelo actual pasa por la instalación de estas 'colmenas'.

En ellas sus trabajadores comienzan a preparar los pedidos de seco a las 10 de la noche, a las 3 de la madrugada reciben cada día el pescado fresco, a las 5 de la mañana comienzan a hornear (un 40% de los pedidos incluye panadería) y, por último, colocan los congelados. Cuentan para el reparto con vehículos con tres zonas a diferentes temperaturas, para que el pedido llegue al cliente en condiciones óptimas, y transportan a la vez hasta 15 compras diferentes.

La recogida de los productos lo realiza un trabajador (que denominan 'picker') que, guiado por una pantalla con un programa informático diseñado en la casa, recorre en una especie de vehículo motorizado los diferentes pasillos de la nave (numerados pero que no siguen el orden lógico de un supermercado) y va introduciendo en las seis cestas que tiene preparadas cada artículo dentro de los 8.000 referencias disponibles. En cada cesta va el pedido de un cliente y realizar estas seis compras le lleva aproximadamente una hora.

Más información


  • A Mercadona le cuesta 16 euros hacer la compra por internet a un cliente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La CNMV estima que las mujeres alcanzarían la cuota del 30% si cada cotizada sustituyera a un solo consejero

Pone de manifiesto la falta de presencia femenina en puestos ejecutivos, que apenas alcanz…