Despide a más de 112.000 trabajadores e incorpora solo a 23.000, al tiempo que cierra casi la mitad de sus oficinas

La banca ha sido uno de los sectores más afectados por la destrucción de empleo, ya no solo por efecto de la devastadora crisis, sino también por el proceso de reestructuración que está sufriendo a consecuencia de la digitalización. Hasta el punto de que ha perdido a uno de cada tres trabajadores. Así, si en enero de 2009 la plantilla del sector era de 263.000 personas, a final de 2018 se ha reducido un 32,8% hasta los 181.999, según el informe 'El papel de las plantillas en el futuro del sector financiero' publicado ayer por CCOO. Y es que en esta última década han despedido a un total de 112.150 empleados, el 41,4% de la plantilla que había al inicio de la recesión, mientras que en este periodo solo han contratado a 23.294, con lo que el saldo neto es de 88.856 empleados menos.

Bien es verdad que los despidos forzosos han sido escasos, ya que en su gran mayoría han sido fruto de ERE pactados, salidas voluntarias e indemnizaciones acordadas, según resaltó el sindicato, que precisó que «las condiciones han sido bastante aceptables en todos los procesos». Y, pese a la recuperación, todo apunta a que sigue sobrando gente en las sucursales y la plantilla se reducirá aún más, puesto que en lo que va de año ya se han anunciado dos nuevos ERE: el de Caixabank, que afecta a 2.003 personas, y el más reciente del Santander, de donde saldrán otras 3.223.

La mayoría de estos despidos se ha concentrado en la red de oficinas y sucursales, adonde además se dirige solo un tercio de las nuevas contrataciones; los dos tercios restantes van a parar a servicios centrales, la mitad de ellos con un perfil especializado en el tratamiento de datos. Y es que prácticamente la mitad de las sucursales ha echado el cierre en la última década y ahora apenas hay 26.000, frente a las 45.700 que había en 2009. A este respecto, CCOOadvirtió que en España la ratio de empleados de banca por habitante está por debajo de la media europea: 60 trabajadores por 10.000 habitantes, frente a los 68 de la UE. A su vez, el sindicato alertó de la brutal concentración que se ha dado en el sector, en el que cinco grandes entidades controlan más del 85% del mercado y aglutinan al 63% de la plantilla.

CCOOavanzó que en estos momentos están negociando un nuevo convenio colectivo en el que se especifique cómo será el registro de jornada y se incluya el derecho a la desconexión digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…