Mercado de fichajes

El club blanco se centra en las ventas a falta de 19 días para el inicio de la pretemporada

A la espera de que el defensa brasileño Militao termine su participación en la Copa América, y tras las presentaciones de Jovic, Hazard, Rodrygo y Mendy, el Real Madrid da por bueno el trabajo hecho durante estas últimas semanas en lo que a parcela de altas se refiere y pone el foco en el mercado de salidas. Hasta el próximo lunes 9 de julio, fecha fijada por Zidane para comenzar la pretemporada 2019-20, el club blanco tiene 19 días por delante para aligerar una plantilla que ahora mismo acumula 37 efectivos. Sobran doce jugadores y hacer falta hacer caja tras los más de 300 millones de euros gastados en fichajes: «Ahora tenemos tiempo hasta que se acaben las vacaciones para realizar la ventas previstas», explican desde la entidad merengue.

La cantera da millones

El primer futbolista que podría poner fin a su etapa en el Real Madrid es Marcos Llorente. El canterano ha pedido marcharse al Atlético y el club blanco ha accedido a su deseo, pero no a cualquier precio. 50 millones de euros es lo que le exige el Real Madrid a Miguel Ángel Gil Marín para que Llorente le ponga rayas rojas a su camiseta, pero el Atlético solo está dispuesto a abonar 40 ‘kilos’, cantidad que no incluiría una opción de recompra, otra de las peticiones blancas. En ese punto están ahora unas negociaciones que esperan sellarse antes de que termine la semana y que dejará una cantidad importante de dinero en las arcas del Real Madrid.

Otro futbolista que está muy cerca de marcharse es Raúl de Tomás. Tras la cesión en el Rayo Vallecano, el delantero criado en La Fábrica cree que es el momento de dar el salto un equipo que le ofrezca mayores retos deportivos, sabedor que Zidane no le tiene en mente para el proyecto de la próxima temporada. 30 millones de euros le pide el Real Madrid al Benfica por el traspaso del canterano, aunque el acuerdo podría cerrarse en torno a los 20-25 kilos. Otro futbolista con raíces en Valdebebas que dejará la entidad a cambio de un importante ingreso para el club.

Los números aumentan si nos detenemos en la venta de James Rodríguez. Tras su cesión de dos años en el Bayern de Múnich, el colombiano tiene que regresar a la capital de España, pero con Zidane en el banquillo sabe que no tiene opción alguna de volver a la plantilla blanca. James termina contrato en el verano de 2021 y el Madrid es consciente que debe venderlo en este mercado para sacar de él un buen traspaso. El Nápoles de Carlo Ancelotti, que ya lo tuvo en el Madrid y en el Bayern, es el destino elegido por el cafetero, y el propio presidente de la entidad italiana, De Laurentis, ha confesado el interés: «James será caro, pero si tenemos que hacer un sacrificio, lo haremos. Si podemos mejorar, lo haremos, pero sin locuras que nos pongan en peligro en el futuro».

El precio del futbolista es de 50 millones de euros, pero el Nápoles quiere disfrazar esa compra en un primer año de cesión en el que abonaría 10 ‘kilos’ y una opción de compra obligatoria para el verano de 2020 de 40 millones, propuesta que no es del agrado del Real Madrid, que quiere el abono completo del traspaso en este mercado. Diferencias en la negociación que en ambas entidades no consideran insalvables. Si no hay un giro inesperado de los acontecimientos, James será una de las ventas más jugosas del Real Madrid este verano.

Ventas más complejas

Tras Llorente, Raúl de Tomás y James, los laterales Theo y Reguilón, sin sitio con la permanencia de Marcelo y el fichaje de Mendy, miran ya a un futuro fuera de la capital de España. Por el lateral galo la Juventus estaría dispuesta a pagar 25 millones, justo lo que abonó el Madrid hace dos años al Atlético. Mientras, el canterano está cerca de cerrar una cesión al Sevilla sin opción de compra. En la entidad de Concha Espina se confía mucho en Reguilón de cara al futuro.

Ceballos, Lucas Vázquez, Luca Zidane, Vallejo y Mariano son otros cinco jugadores por los que el Madrid espera hacer caja, aunque sus hipotéticas ventas están más verdes. Como las de Bale, Keylor, Kovacic e Isco. Cuatro jugadores con caché, pero con sueldos muy altos que dificultan sus ventas. Seguramente estas se alargarán en el tiempo, pero de momento el Madrid ya tiene varios frentes abiertos que acelerarán la operación salida en los días venideros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…