Copa América 2019

Otro flojo encuentro de la albiceleste, que solo pudo rascar un empate ante una Paraguay que erró un penalti

Que lo mejor de Argentina en el primer tiempo fuese un manso lanzamiento de falta de Messi dice mucho de este conjunto. Lejos de mejorar su imagen tras la derrota ante Colombia, el cuadro dirigido por Scaloni volvió a atragantarse ante un rival que, a priori, no debería ser ningún problema para un conjunto plagado de jugadores de talla mundial.

El cerrojo planteado por Paraguay solo daba pie a las genialidades. Era un choque en el que Messi era más necesario que nunca. No solo por ofrecer una cara nueva, sino por optar a una clasificación para octavos que no está para nada asegurada y que, de no conseguirse, puede acabar en una hecatombe muy difícil de superar para un país que no olvida ni perdona los últimos fracasos de los suyos.

Los primeros 15 minutos fueron de control absoluto de los argentinos, pero de una posesión estéril que en lo único que desembocó fue en los pitos de los seguidores cuando se cumplió la primera media hora. Unos silbidos que ya se escucharon en el debut y que a buen seguro pusieron nervisosos a los jugadores. Prueba de ello es que Paraguay se adelantó en el 36 después de una jugada en la que Miguel Almirón campó a sus anchas por el costado izquierdo para servir un centro que remató de cabeza Richard Sánchez. Éxtasis paraguayo frente al temor albiceleste de hacer las maletas antes de tiempo.

El duelo exigía cambios para el descanso. Scaloni sacó a Agüero. El «Kun» le dio un nuevo aire al ataque y justificó que su suplencia es un lujo que no se pueden permitir y que no se permitirían muchos entrenadores. De sus botas nació el penalti, concedido por el VAR tras una eterna revisión, que anotó Messi, desaparecido hasta el momento, pero que hizo acto de presencia cuando más se necesitaba a un capitán.

¡MESSI le da vida a @Argentina! ⚽ ¡El punto de penalti, al rescate de la albiceleste! #CopaAmericapic.twitter.com/1zTtMolCjj

— DAZN España (@DAZN_ES) 20 de junio de 2019

El empate le dio intensidad a Argentina y esperanzas para una victoria. Un subidón que pronto se fue a pique. A penas cuatro minutos después del gol, Otamendi fruto del ímpetu provocó un claro penalti que, para fortuna de los argentinos, detuvo Armani. Los paraguayos apenas le probaron, pero al igual que Messi hizo su papel.

La igualada era un premio más que agradecido para Paraguay, no tanto para Argentina, aunque tampoco realizó un sobreesfuerzo para llevarse los tres puntos.

Ya no dependen de sí mismos. Con el empate, Argentina se despide de pasar como primera de grupo, se jugará todo en la última jornada ante Catar y se encomienda a que Colombia tumbe a Paraguay. De clasificarse y según están los grupos en estos momentos, en las eliminatorias le espera un rival nada despreciable: Brasil, la anfitriona y eterna rival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…