Real Madrid

Los fichajes de Militao y Mendy pretenden acabar con la debilidad defensiva sufrida por el equipo la pasada temporada

Decía Alfredo Di Stéfano que «la mejor defensa es un buen ataque». Pero cuando la delantera no funciona bien hay que mejorar el trabajo de retaguardia pues, como advertía Mourinho, «si no te marcan, empatas como mínimo». El Real Madrid no tuvo la pasada temporada ni un buen ataque ni una buena defensa, de tal manera que el club soportó los peores números ligueros de este siglo. Cuarenta y seis goles sufrió el Real Madrid en las 38 jornadas del último campeonato español, en las que solo marcó 63, lejos de las 94 dianas del torneo anterior o de los 106 anotados cuando se proclamó campeón liguero hace dos años. El adiós de Cristiano se notó demasiado. Mariano, roto por las lesiones, no podía tapar ese «boquete» rematador. Los 46 tantos en contra, un promedio de 1,2 por encuentro, significaron doce derrotas. En las tres anteriores campañas con Zidane se recibieron 44, 41 (campeón de Liga) y 34 goles. La otra enorme diferencia es que se marcaron 94, 106 con la obtención del título y 110 hace tres años.

El ADN del conjunto blanco otorga prioridad a su estilo de fútbol ofensivo y su histórica eficiencia rematadora ha dejado tradicionalmente en segundo plano la faceta destructiva. El problema nace cuando no alcanza ese alto nivel rematador, como sucedió esta temporada, y también falla atrás. La dirección deportiva madridista intenta solucionar el agujero soportado durante esta campaña con las adquisiciones de un central de potencia, Militao, y de un lateral zurdo, Mendy, que solvente los problemas de ese flanco ante el flojo rendimiento de Marcelo.

Tener un buen tercer central

El club ha centrado su filosofía de fichajes defensivos en apuntalar el centro de la retaguardia y el lado izquierdo, pues el lateral derecho está bien cubierto con Carvajal y Odriozola. Lo que Zidane pretende es tener un «stopper» de mayor contundencia y una rotación de calidad en el lado izquierdo.

El joven Eder Militao, 21 años, se ha ganado el crédito en el Oporto gracias a su fuerza, su velocidad, su anticipación y su buen juego aéreo. Llega al Real Madrid con el objetivo final de pelear a Varane la titularidad y con el reto inicial de ser un relevo de confianza cuando el francés o Ramos necesiten descanso o causen baja por sanción o lesión, situaciones que se produjeron constantemente a lo largo de una campaña muy dura por la carencia de resultados.

En el último curso no hubo una buena sustitución de ambos centrales titulares. Nacho no estuvo a un buen nivel, una verdad que se repitió en muchos de sus compañeros de plantilla, y Vallejo acumuló demasiadas lesiones. El brasileño viene a cubrir ese talón de Aquiles. Será «el tercer hombre». Nacho o Vallejo, uno de los dos, se marchará. El internacional tiene ofertas de Italia. Si continúa en el Real Madrid, el aragonés será cedido. Baraja muchas peticiones.

Zidane ha solicitado a Ferland Mendy para contar con otro lateral ofensivo de clase que añada, además, poderío físico. El fichaje del francés ha supuesto inmediatamente la reacción de Marcelo, que ha planificado un verano de preparación física intensiva con el fin de llegar en buenas condiciones a la pretemporada canadiense y mantener el puesto ante la irrupción del nuevo fichaje.

Reguilón y Theo, sin sitio

Marcelo y Mendy dejan sin sitio en el plantel a Reguilón y Theo , inmersos en la lista de transferibles que Llorente inauguró oficialmente ayer. El español, descartado por «Zizou» desde su retorno al mando, será cedido o traspasado con derecho de recompra. Theo Hernández puede ser transferido.

El Benfica ha introducido al central portugués Rúben Dias, 22 años, apoderado por Jorge Mendes, en sus conversaciones para contratar a Raúl de Tomás, que espera fichar en las próximas horas por el conjunto lisboeta. Rúben Dias es un defensa de futuro y el Real Madrid ha observado su evolución, pero piensa que hoy tiene excedente de cupo en esa posición, con Militao, y en todo caso nunca pagaría su cláusula, 60 millones.

Zidane ha planificado quedarse con ocho defensores en su plantilla, cuatro laterales y cuatro centrales: Carvajal, Odriozola, Sergio Ramos, Varane, Militao, Nacho o Vallejo, Marcelo y Mendy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…