Eusebio, desolado, tras la derrota del Girona elpasado fin de semana ante el Levante – Fútbol

El Girona, propiedad del campeón de la Premier, es virtual equipo de Segunda

El matrimonio entre el Manchester City y el Girona no acabará en divorcio pero no ha dado el resultado esperado cuando el 23 de agosto de 2017 el club británico y Pere Guardiola, hermano del técnico del club ingles, adquirieron el 88,6 por ciento, a partes iguales, de la entidad catalana. De hecho, el modelo puesto en práctica por el exentrenador azulgrana ha triunfado en la Premier, en la que han conquistado los dos últimos campeonatos, pero ha fracasado en España. La derrota este pasado fin de semana ante el Levante, convierte al Girona en equipo virtual de Segunda división. Si bien el año pasado, las sinergias entre citizens y rojibancos se tradujeron en una campaña en la que se rozaron los puestos europeos, la desidia británica ha abocado al Girona al descenso.

«La operación permitirá al Girona beneficiarse de los conocimientos y la contrastada experiencia del City Football Group, así como de su extensa red de infraestructuras, equipos técnicos, captación de talento, desarrollo de jóvenes jugadores y liderazgo ejecutivo, unidos a sus medios globales, el marketing y el potencial comercial del grupo», aseguraba hace dos años en un comunicado el club de Defí Geli, que veía cómo desde Mánchester llegaban jugadores cedidos para reforzar al equipo que entonces dirigía Pablo Machín. Pablo Maffeo, Aleix García, Douglas Luiz, Kayode y Marlos Moreno trataron de buscarse un hueco en el City con buenas actuaciones en Montilivi.

«Al Girona y al City nos une la ambición para quedarnos mucho tiempo y alcanzar muchos éxitos en Primera División, pero también una misma forma de hacer las cosas y unas aspiraciones comunes. Para nosotros resultaba muy atractivo invertir en el futuro del Girona», aseguraba Ferran Soriano, CEO del City. Pero la ilusión le duró solo un año atendiendo a la política de cesiones posteriores. Mientras el equipo de Pep Guardiola ganaba la tercera Premier de su historia (2018) e iniciaba el camino de la cuarta, lograda este pasado fin de semana, la llegada de refuerzos al Girona disminuyó considerablemente.

Mala política de cesiones

De hecho, con Eusebio Sacristán en el banquillo, el Girona no ha sabido rentabilizar su convenio con el club de Guardiola. De poco han servido las quejas vertidas desde Montilivi sobre los problemas de tener una plantilla tan corta. Desde Mánchester solo ha llegado Patrick Roberts, con un papel testimonial, Aleix García y Douglas Luiz. Y eso que los citizens tenía muchos futbolistas con los que reforzar el centro del campo y el ataque de su equipo satélite. Brahim Díaz era muy válido pero fue traspasado al Real Madrid en enero y Daniel Arzanio fue cedido al Celtic de Glasgow tras haber realizado un buen Mundial con la selección australiana. Los dos habrían sido de gran ayuda al Girona.

La política de cesiones del City deja en evidencia a Pere Guardiola cuando adquirió la mitad de las acciones. «Juntos, estamos seguros de que podremos dotar al club del respaldo que busca, tanto si el apoyo proviene en forma de ayuda ejecutiva, financiera o de liderazgo. Conocemos y respetamos tanto Girona como su tradición futbolística. Estoy convencido de que nuestros aficionados y otros accionistas encontrarán en esta inversión beneficios tangibles en las próximas semanas, meses y años», aseguró. Solo un milagro podrá evitar, dos años después, que el Girona no descienda a Segunda división.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. Un…